Deducciones

La escritura pública es justificante para deducir el IVA.

Según una Sentencia del Tribunal Supremo, de fecha 11 de julio de 2011 (Recurso 219/2008), se admite como documento sustitutivo de la factura la escritura pública, ya que documenta la operación y acredita que se ha soportado la carga, siempre y cuando, dicha escritura contenga todos los datos exigidos legalmente para calificar el documento como “factura”.

Se interpone recurso de casación en unificación de doctrina contra sentencia del TSJ de Cataluña desestimatoria de un recurso contencioso-administrativo contra resolución del TEAR de Cataluña contra los acuerdos dictados por la AEAT, concepto IVA ejercicios 1998 y 1999.
La controversia se centra en determinar el alcance de la LIVA art.97.1 en relación con los requisitos formales de la deducción del Impuesto. Señala la sentencia recurrida que el comprador, empresario del sector inmobiliario, no ha aportado factura alguna que acreditara el total del importe de la compra, lo que le priva del derecho de compensación pretendido.
La recurrente aporta como sentencias de contraste: la del TSJ C.Valenciana 30-1-03 y TSJ Cataluña 2-4-07, en las que, de modo opuesto a la impugnada, se reconoce explícitamente la deducibilidad del IVA si en la escritura pública en que se produce la transmisión de los bienes constan los datos que la factura incorpora y que hacen deducible la entrega de bienes o prestación de servicios que en ella se representa.
Señala el TS que a tenor de la LIVA art.97 lo que constituye un requisito sustantivo de la deducibilidad del IVA es la posesión del «documento justificativo de la deducción». La tenencia de ese documento es no sólo un elemento probatorio de haber soportado las cuotas del IVA, sino un requisito sustantivo para hacer efectiva la deducción. Pero el problema aquí planteado no es tanto la naturaleza probatoria o sustancial que tiene el documento justificativo de la deducción sino el de si la factura puede ser sustituida por otro documento.
Razona el Tribunal que la respuesta positiva se impone porque la LIVA supedita el derecho a la deducción no a la tenencia de factura sino del documento justificativo del derecho. Naturalmente el documento que sustituye a la factura debe contener todos los datos que la factura incorpora reglamentariamente.
Abona la conclusión enunciada el hecho de que la AEAT haya aceptado la renuncia a la exención en la escritura pública de transmisión del inmueble, pues se presupone que el documento justificativo de haber soportado la carga del impuesto es la escritura, documento al que no suele acompañar factura, y que, por tanto, es aceptado como sustitutivo de ésta.
Nada justifica la no deducibilidad del impuesto cuando está documentalmente acreditado que se ha soportado la carga, y el documento que sustituye a la factura contiene todos los elementos relevantes para la identificación de la operación contenidos en la factura. En todo caso, los hechos tuvieron lugar en 1998 y 1999, antes del RD 1496/2003 (Reglamento por el que se aprueban las obligaciones de facturación).
Se concluye con la necesidad de estimar el recurso de casación en unificación de doctrina, pues el recurrente ha demostrado con la escritura que soportó el impuesto, escritura que no se ha alegado que careciera de los requisitos que acompañan a las facturas.

NOTA
En contra del criterio expuesto: TEAC 8-6-10; TS 8-11-04.